Me llamo Alfred Sá y estudié ingeniería en la especialidad de electricidad, aunque al acabar la carrera, muy pronto me enamoré de la luz … y la parte eléctrica es ahora sólo un complemento, un accesorio imprescindible en mi profesión.

Mi primer trabajo profesional fué en una empresa de iluminación, ERCO, y desde entonces siempre he trabajado en este sector, más por vocación que por necesidad u obligación. He trabajado en 6 empresas distintas, multinacionales, hasta que en el 2006 me establecí por mi cuenta, como autónomo.

En ésta profesión trabajo con cosas que me apasionan, como la imagen, el dibujo, la fotografía, la redacción de informes técnicos o artículos técnicos, la investigación de la tecnología y el compartir conocimientos con otros colegas. Pero sobretodo lo que más me gusta es acometer un nuevo proyecto, pensar, organizar, preparar, proponer, promover, planificar, darle un par de vueltas y de nuevo todo esto dibujarlo, escribirlo, planificarlo, reorganizarlo, preparar un borrador e ir mejorándolo, hasta lograr un buen proyecto final. Igualmente, la ejecución de la obra es un momento interesante para revisar y mejorar cualquier planteamiento del proyecto original.

La actividad de Diseñador de Iluminación o “Lighting Designer” es la más completa y satisfactoria de todas las actividades que conozco, si bien para ser feliz no sólo hay que pasarlo bien haciendo “cosas”, sino que hay que tener éxito en la profesión y por tanto no vale sólamente disfrutar trabajando, sino que además, hay que ser eficiente y ganar dinero para contribuir al bienestar personal, familiar, y al comunitario.

Dicho todo esto, contratar a un diseñador de iluminación es una gran decisión, casi siempre muy beneficiosa para la empresa o entidad que contrata.